Home > Event > Uganda – Kamuturu (2018)
25 September, 2018

Campaña Kamutur. Distrito Bukedea. Uganda. 

1. INFORME TECNICO:

A. FECHAS Y LOGISTICA DESPLEGADA:

Un equipo de 8 personas: 3 cirujanos generales, un cirujano pediátrico, una anestesióloga, dos enfermeros quirúrgicos y un fotógrafo profesional.

8 bultos con un total de unos 240kg de material quirúrgico y medicamentos.

Salida de Madrid el viernes 14/9 por la noche y llegada a Madrid el martes 25/9 por la mañana.

Sábado 14/9: Larguísimo viaje en coche de unas 9:30h en una típica furgotaxi ugandesa desde Entebbe, atravesando Kampala, con parada técnica para recoger dos balas de oxígeno, que viajarán todo el camino con nosotros, hasta llegar a Kamutur, una aldea en un entorno rural en el distrito de Bukedea. Atravesamos carreteras de todo tipo, afortunadamente durante la época seca, disfrutamos del paisaje ugandés, paramos a comer típicas patas de pollo y hígados fritos en brocheta, y hasta tuvimos tiempo para cambiar una rueda por un reventón.

Domingo 15 a viernes 20/9: Intervenciones quirúrgicas, desde las 8:00h hasta las 20h, en 2 quirófanos simultáneos.

B.PACIENTES ADULTOS:

Se han operado 95 procedimientos en 83 adultos, 34 en mujeres y 49 en hombres.

Como resumen, puede destacarse:

-36 hernias inguinales, 5 bilaterales. Se han utilizado mallas “mosquito” y mallas de PLP aportadas por los voluntarios.

-2 laparotomías infraumbilicales para extirpación de dos masas ováricas derechas, una de 7cm y otra de 20cm, diagnosticadas previamente por ecografía aportada por el paciente.

-3 eventraciones de gran tamaño, con malla PLP retromusculuar (Rives)

-14 hidroceles, incluyendo 3 masas escrotales de dudoso diagnóstico que requirieron orquiectomía.

-1 un tumor mamario, cuadrantectomía.

-30 procedimientos de partes blandas, incluyendo cicatrices queloideas, algunas muy complejas, y varios tumores de hasta 15cm de diámetro.

C. PACIENTES PEDIÁTRICOS:

Se han operado 14 procedimientos en pacientes pediátricos, 7 en niños y 4 en niñas, desde 2 a 17 años de edad.

Hernias inguinales: (rafias)

4 derechas, 1 izquierda. 3 de ellas asociadas a hidrocele.

Otros procedimientos: 3 tumores de partes blandas, 1 quiste de cordón, y 1 ganglión y 1 hidrocele.

Es importante destacar que, a pesar de que llevábamos con nosotros un cirujano pediátrico, y aviamos de ello al hospital con suficiente antelación, no se ha realizado una campaña de reclutamiento de pacientes pediátricos, ante el temor de que finalmente no fueran operados. Desgraciadamente, en las dos campañas previas a la nuestra no fue posible operar a este tipo de pacientes, y eso ha supuesto que la afluencia ha sido muy baja. Esperemos que esta tendencia se rompa a partir de nuestra campaña, y se afiance una atención pediátrica más constante en las próximas.

Total procedimientos: 109

Total pacientes: 94, 56 varones y 38 mujeres.

D. COMPLICACIONES:

Hasta el momento de dejar Kamutur el viernes 20 por la tarde, todos los pacientes fueron dados de alta en el mismo día o tras una noche de hospitalización, sin complicaciones, salvo los pacientes con laparotomías o eventroplastias con drenaje, que permanecieron hasta 3 días, o los pacientes con domicilio a mucha distancia del hospital, que permanecieron hasta dos días. Según informe posterior de Moses Aisia, responsable del Hospital, y del Dr. David Oikia, médico encargado, no ha habido complicaciones en ningún paciente.

2. MEMORIA DE LA CAMPA

A. EL LUGAR

Uganda es un país de Africa oriental, que limita con Kenya, Sudan del Sur, Congo, Ruanda y Tanzania. Es un país independiente, perteneciente a la Commonwealth, desde 1962. Ha tenido un pasado reciente muy convulso, y en la actualidad mantiene una relativa calma sociopolítica, con régimen presidencialista liderado por Museweni, que gobierna desde 1986. Está dividido en 111 distritos y una  ciudad capital, Kampala. Más del 80% de la población es cristiana. Cada mujer tiene una media superior a 6 hijos. La esperanza de vida se estima entorno a los 52 años. El distrito de Bukedea, donde se localiza Kamutur, es un distrito con unos 120. 000 hab, en un entorno rural, y con un 80% de su población por debajo del umbral de la pobreza.

El Holly Innocents Health Center (HIHC), es un centro hospitalario privado, creado desde la nada gracias a la enorme labor de Moses Aisia, un trabajador social, que comenzó a construir el centro tras una terrible historia personal, y está consiguiendo dar asistencia sanitaria básica a toda una región del distrito. El proyecto completo, que está totalmente estructurado y proyectado,  lo convertirá en un Hospital con todos los servicios básicos, aunque en el momento actual todavía queda mucho trabajo por hacer y es necesaria una gran inversión de dinero y recursos personales y materiales. Actualmente cuenta con atención a la gestación y parto, área de hospitalización, laboratorio con pruebas diagnósticas básicas, y un pabellón quirúrgico en proceso de construcción, muy avanzada. Entre el personal sanitario destacan las enfermeras de hospitalización, las matronas y las enfermeras quirúrgicas, con una gran capacidad de trabajo que hemos podido constatar, y un médico pagado por el propio centro, el Dr. David Oikia, que desarrolla un trabajo encomiable con escasos medios, y que permanece en el hospital de miércoles a domingo, alternando su actividad con la de profesor universitario en Mbale, en un puesto gubernamental, los lunes y martes. Recientemente, el centro ha sido certificado como de Nivel 4, lo que en el sistema de salud ugandés corresponde a lo que nosotros conocemos, salvando las distancias, como Hospital Comarcal.

El centro hospitalario está limpio y ordenado, y nuestro lugar fundamental de trabajo, el pabellón quirúrgico, aunque todavía sin terminar, nos ha permitido trabajar a dos quirófanos con bastante fluidez, entendiendo las circunstancias en las que se desarrollan normalmente las campañas quirúrgicas de nuestra Fundación, bastante alejadas de los estándares europeos aplicados a un quirófano. En cualquier caso, hemos mantenido un circuito de asepsia-antisepsia más que aceptable, utilizando un autoclave de presión y organizando el instrumental en pequeños kits, ayudados de todo el material esterilizado de un solo uso que llevamos con nosotros. Aunque no disponíamos de alumbrado quirúrgico, todavía sin adquirir, hemos podido trabajar con iluminación “alternativa” con suficiente seguridad. Hemos organizado un circuito de traslado de pacientes desde el bloque de hospitalización al quirófano. Hemos habilitado una zona de espera prequirúrgica y una zona de recuperación postanestésica con dos camas dentro del pabellón. Hemos podido trabajar con 3 enfermeras locales muy eficientes y dispuestas, a las que agradecemos su gran capacidad y alegría.

B. EL EQUIPO

El 14 de septiembre, viernes por la noche, partíamos de Madrid un equipo de 8 personas:

-Carlos de la Torre Ramos, cirujano pediátrico,

-Rocío Fernández Sánchez, cirujana general,

-Ana Gay Fernández, cirujana general,

-Beatriz Revuelta Alonso, anestesióloga,

-Nuria Agulló Marín, enfermera,

-Gustavo Sánchez Bravo, enfermero,

-Sergio Sánchez Agulló, fotógrafo,

-David Fernández Luengas, cirujano general.

Esta campaña se ha llevado a cabo por un equipo de la Fundación Cirujanos en Acción. Esta es la segunda campaña en el HIHC de la Fundación, tras la primera de un equipo realizada en el mes de diciembre, todavía sin disponer del pabellón quirúrgico. Además, en abril hubo una campaña de Hernia International, organización que inicialmente contactó con el HIHC, pero tuvieron unos resultados muy pobres, por diversos motivos que no es momento de analizar, pero que difieren mucho de lo vivido por nuestro equipo. Esta ubicación del HIHC probablemente se convierta en una de las localizaciones más apreciadas por nuestra organización, por las enormes necesidades de la población, la gran disposición de todo el personal local del hospital a colaborar y participar en las campañas, y la mejoría de las instalaciones proyectada o en fase de ejecución, muy avanzada teniendo en cuanta como es todo en Africa.

Junto con el equipo médico, en esta ocasión ha participado en la campaña un fotógrafo profesional, con el objetivo de recoger material audiovisual para realizar un montaje documental sobre este lugar, su realidad, sus necesidades, y la tarea que la Fundación Cirujanos en Acción lleva a cabo aquí.

C. EL PERSONAL LOCAL

En el hospital solo hay actualmente un médico, el Dr. David Oikia. Para nuestro trabajo, hemos contado con 2 enfermeras en quirófano (Florence y Esther Norah), que hacían labores de circulante junto con nuestros enfermeros, y labores de limpieza y esterilización. Además, trabajamos con dos enfermeros de hospitalización (Karoline y Emmanuel).  Además, dos celadores realizaban todo el trabajo de circulación de pacientes. Es justo reconocerles a todos ellos el enorme esfuerzo realizado y la alegría con que han compartido el trabajo con nosotros. Sus deficiencias en formación quirúrgica se han suplido con su dedicación y disposición a trabajar. Nos fue muy grato constatar a nuestra llegada la limpieza de las instalaciones, que pudimos comprobar como se mantenía día tras día por el equipo de limpieza.

Fue muy emocionante la fiesta-ceremonia de acogida al equipo, en el jardín posterior del hospital, en la que hubo discursos, regalos, cena…y muchos bailes, en una demostración de gratitud que agradecimos profundamente.

Moses Aisia, director del centro, da ejemplo con una enorme capacidad de trabajo, y transmite esa implicación a todo el personal. El es el verdadero motor del hospital, el que se ocupa de conseguir financiación para terminar el proyecto, ideado por él, y siempre estuvo con nosotros pendiente de cualquier cosa que necesitaramos.

Hemos vivido en el centro hospitalario, en 3 habitaciones con recursos muy básicos.

D. EL EQUIPAMIENTO

El hospital cuenta con unos medios muy limitados. Centrándonos en el pabellón quirúrgico, cabe destacar:

-El pabellón está sin terminar, por lo que todavía no puede utilizarse a pleno rendimiento según su estructura proyectada. La construcción exterior y la tabicación de las distintas dependencias está terminada. Solo algunas dependencias están remadas en suelo y paredes. Todavía no se dispone de agua corriente y electricidad. Por lo tanto no hay luz de ningún tipo instalada todavía.

-En la actualidad los quirófanos (3) proyectados todavía no están operativos, ya que la obra no está terminada. En esta campaña hemos utilizado dos habitaciones que están proyectadas como despachos cuando la obra esté terminada. En esas ubicaciones hemos conseguido las condiciones básicas para convertirlas en un quirófano. Además, hemos podido utilizar una gran estancia principal ya terminada como almacén y como sala de espera, otra estancia sin terminar como sala de esterilización, y otra sala como sala de recuperación postanestésica.

-Respecto al equipamiento:

Se dispone de dos generadores de electrobisturí. Uno de los dos no fuimos capaces de hacerlo funcionar, y va a ser enviado a reparar. En su lugar utilizamos uno que nosotros traíamos, felizmente. Es fundamental llevar tanto las placas de toma de tierra adhesivas, como los terminales de bisturí, ya que allí no tienen prácticamente ninguno.

Acaban de adquirir una torre de anestesia, que todavía no está operativa porque es necesario que la empresa envíe un técnico para terminar de chequearla y ponerla en funcionamiento, cita que está prevista de forma inmediata, de manera que esté operativa para el próximo equipo que vaya a operar allí.

Actualmente hay dos balas de oxígeno completas, que nosotros mismos recogimos de Kampala.

Hemos utilizado un concentrador de oxígeno que hemos transportado nosotros desde España, y que hemos dejado allí, gracias a la donación de la empresa Oximesa, gestionada por nuestro cirujano pediátrico Carlos de la Torre.

Hemos utilizado un grupo electrógeno de gasoil que tiene el hospital, y que ha funcionado correctamente para la utilización de estos equipos.

La luz para el quirófano la han aportado los focos frontales que todos llevamos desde España, y que se han demostrado imprescindibles en algunos momentos.

Las dos principales actuaciones a llevar a cabo en el pabellón, bien conocidas por Moses, son la instalación eléctrica, mediante paneles solares, y la canalización de agua corriente.

Respecto al instrumental quirúrgico, existe una reserva básica de instrumental en el hospital, pero nosotros hemos llevado instrumental para hacer unos 6 kits básicos, que nos han permitido trabajar con fluidez, apoyándonos en la limpieza y esterilización constante en el autoclave por parte de las enfermeras locales.

Respecto a material fungible  y ropa de quirófano, las necesidades son enormes.

Hemos utilizado gran parte del material que hemos llevado, entre gasas, compresas, guantes, apósitos, paños estériles desechables, batas estériles desechables, medicación anestésica iv, antibióticos iv para profilaxis, mallas “mosquito” y antisépticos para lavado quirúrgico, entre otras cosas. Sin este material, plantear una campaña de estas características a este lugar es imposible. Los próximos equipos deben tener muy presente la necesidad de aportar todo este material.

E. ANESTESIA, ASEPSIA Y MATERIAL QUIRURGICO

Todos los pacientes adultos han sido intervenidos bajo anestesia raquídea, apoyada según los casos con sedación más o menos profunda. En los tumores de partes blandas, por norma general, se ha realizado anestesia local con sedación.

En los niños, los procedimientos quirúrgicos se han realizado mediante anestesia general en ventilación espontánea, con el concentrador de oxígeno, y sin duda gracias la la experiencia y profesionalidad de nuestra anestesióloga.

Toda la medicación necesaria la hemos transportado nosotros desde España. Allí encontramos un pequeño surtido de medicamentos de otras misiones previas, o adquirido por el hospital, pero, sin duda alguna, es muy importante que cualquier campaña que se organice, al menos por ahora, cuente con la necesidad de asegurar su propia medicación anestésica.

Básicamente, disponen de una sala de “esterilización” donde guardan los paquetes con el material estéril, y donde se pone a fuego de leña un autoclave de tipo “olla express”, con medidor de presión. El sistema en si mismo es rudimentario, pero efectivo para conseguir la esterilización del material.

La ropa quirúrgica es muy escasa, con muy pocas batas de algodón y paños reesterilizables. Nosotros utilizamos una gran cantidad de paños desechables que llevamos desde España, así como batas desechables.

Nos hemos preocupado especialmente porque todos nuestros pacientes adultos reciban una dosis de cefazolina 2gr iv en la inducción anestésica, que hemos llevado nosotros.

Respecto al material quirúrgico, la situación es igualmente mala, como corresponde al tipo de hospital que es. Nosotros llevábamos mucho material que es imprescindible que otras misiones lleven igualmente, desde gasas y compresas a guantes estériles, drenajes, apósitos, steri-streaps, suturas, vendas elásticas, etc..

Por supuesto, allí no hay mallas para la realización de hernioplastias. Hemos llevado nosotros una gran cantidad de mallas “mosquito”, esterilizadas gracias a la labor de Hernia International, que las esteriliza, empaqueta y etiqueta de forma individual, y que desde aquí aprovechamos para agradecer. Además, hemos llevado algunas mallas de polipropileno de mayor superficie y alguna malla de doble capa para asegurar alguna especial necesidad, que no se ha dado.

El instrumental quirúrgico es muy escaso. Nosotros hemos utilizado nuestro propio instrumental dividido en pequeños kits.

F. NUESTRA VIDA EN KAMUTUR

El despertador suena a las 7:00am. Es hora de levantarse, coger un gran cubo y acercarse al pozo del hospital, en medio de la plaza central para llenarlo de agua. Ya hay bastante ajetreo a esa hora, y siempre encuentras algún niño en el pozo que gustosamente se aplica en la manivela del pozo para conseguir llenar el cubo.  Después hay pasar por la cocinas para añadirle la suficiente agua caliente, por gustos, y acercarse a nuestra “ducha”: una estancia con muretes de aprox. 1,5m de altura, al aire libre, donde pudimos perfeccionar la técnica de la ducha con cubo. Las mañanas son frescas, unos 20º max. Después (o antes, según gustos y necesidades) disfrutábamos de una maravillosa letrina comunal, que no pienso describir aquí, pero que se aleja bastante de lo que cualquiera de nosotros entiende por un baño.

Todas las comidas las hacíamos en una bonita terraza cubierta, con un menú básicamente igual todos los días, limpio, cocinado allí, y suficiente para alimentarse, sin grandes dificultades. Prácticamente todos los miembros del equipo hemos sufrido, en mayor o menor medida, algún trastorno gastrointestinal, que en ningún caso ha sido grave, ni ha impedido nuestro trabajo diario. Si acaso, ha profundizado nuestro conocimiento acerca del funcionamiento, horarios de limpieza y presencia de fauna autóctona en las letrinas comunales.

Nuestra vida en este lugar ha sido muy sencilla. Nos hemos sentido siempre muy bien tratados y muy acompañados. Aparte de la vida hospitalaria, que ocupaba gran parte del día, nuestra vida social  se limitaba a las conversaciones alrededor de la mesa. Especialmente por las noches, cuando, después de cenar, disfrutábamos de una (o dos) maravillosas botellas (75cl) de cerveza Nile, algunos días incluso algo parecido a “frías”,  con una entretenida conversación. Quedan para el secreto de nuestro equipo algunas confesiones sobre anécdotas de nuestras vidas que no desvelaré jamás.

Nuestras habitaciones, una para los 3 chicos, otra para las tres chicas, y otra para Nuria y yo, eran bastante básicas, con las camas como único mobiliario, pero limpias y suficientemente confortable para pasar una semana. Hay un baño con ducha-lavabo y taza WC terminado, pero todavía sin canalizar, por lo que es inservible, por ahora.

Hemos pagado 70$ cada uno por la habitación y la comida, para toda la semana. .

La comunicación con el exterior solo puede hacerse a través de la red telefónica ugandesa, mediante SMS o llamadas a tarifa internacional.

El concepto “turismo” esta muy alejado de este lugar. Kamutur está en medio de ninguna parte, en un entorno rural en el que las familias siguen viviendo en chozas tradicionales en medio del campo, sin ningún tipo de servicios básicos, y dedicados a una economía de subsistencia basada en la agricultura y la ganadería. Existe una escuela de educación primaria, que pudimos visitar, que atiende a los niños de esta comunidad, con recursos muy básicos.

Respecto al resto del país, hemos podido completar un aprendizaje profundo sobre la red de carreteras y el paisaje de gran parte de su territorio, ya que hemos realizado unos 1600km en menos de 3 días, en furgo-taxi cuyas comodidades no voy a describir, para visitar, al final del viaje, el famoso bosque impenetrable de Bwindi, y sus no menos famosos gorilas de montaña. Una experiencia irrepetible, en todos los sentidos

3. CONCLUSION

En definitiva, consideramos que esta campaña a sido todo un éxito, tanto por la cantidad de pacientes que hemos sido capaces de operar, sin complicaciones, como por la satisfacción del equipo por el grandísimo trato recibido por las autoridades y el personal local. Más aún, si cabe, después de la mala experiencia del equipo previo de Hernia International que estuvo en abril. Esta memoria pretende servir para demostrar que, con evidentes mejoras que es necesario acometer por parte de la dirección del hospital, es perfectamente factible realizar campañas quirúrgicas con seguridad en este centro.

Creo que este lugar debe ser un objetivo de trabajo importante para nuestra organización. Hay mucho por hacer, y la gente de aquí está deseando recibir ayuda.

Fortalezas de este lugar:

-  Moses Aisia, verdadero motor del hospital. Su capacidad para poner en marcha, desde la nada, este centro, es increíble.

-  El hospital en sí mismo, un verdadero centro de esperanza para este lugar, con una población muy necesitada, sumida en la pobreza.

-  El trato que hemos recibido y la disposición del personal a trabajar con nosotros.

Objetivos de mejora:

-  Completar el pabellón quirúrgico. Esta tarea es fundamental, y debe realizarse a la mayor brevedad. Incluye completar la obra, el equipamiento, y los pasillos de comunicación con el resto del hospital. Además, como está proyectado, conviene realizar el edificio de hospitalización quirúrgica al lado del pabellón.

-  Material médico: A día de hoy, cualquier campaña debe contar con la necesidad, ya explicada, de llevar consigo material médico necesario. Sería muy recomendable ir avanzando en suplir al hospital de ese material, por parte de la dirección del centro.

-  Hospedaje de los miembros del equipo. Debe adecuarse un espacio para el correcto descanso e higiene básica.

4. PRESUPUESTO:

A modo informativo , y sin entrar en excesivo detalle, hay que decir que la campaña en Kamutur es más asequible para el equipo quirúrgico que otras localizaciones. Ello se debe a dos razones fundamentales. Una, el coste del billete de avión, no especialmente caro. Otra, los costes del alojamiento y manutención, que han sido casi inexistentes (70$ por toda la estancia de 6 días), además del transporte por carretera, unos 450$ ida-vuelta todo el equipo. En el presupuesto no se ha contabilizado el coste de todo el material que hemos aportado, en total unos 240kg.

COSTE POR PARTICIPANTE: Aprox. 900€

COSTE TOTAL DE LA CAMPAÑA: 5.600€

Fdo: David Fernández Luengas

Responsable de la campaña

Cirujanos en Acción

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies