Home > Event > Liberia – Ganta City (2018)
20 April, 2018

MEMORIA MISIÓN DEL 19/04/2018 AL 28/04/2018 DE CIRUJANOS EN ACCIÓN EN EL ESTHER & JERELINE MEDICAL CENTER DE GANTA CITY (LIBERIA) 

La misión de Ganta City (Liberia) nos fue propuesta varios meses antes y desde el principio fue un reto apasionante: para la mayoría de los miembros del equipo (salvo para nuestras anestesistas) era nuestra primera visita a África. La expedición estuvo finalmente compuesta por 9 miembros: César Ramírez (cirujano y coordinador del equipo), Javier Moreno (cirujano), Elena González (residente de cirugía de 5º año), José Pradillos (cirujano pediátrico), Inma Giménez (anestesista), Ana López (anestesista) y nuestr@s enfermer@s Paco Gómez, Sara Corredera y Verónica Fernández. Salimos desde nuestras ciudades de origen el día 19 de Abril (Málaga, León, Valencia y Murcia) y nos encontramos en el aeropuerto de Casablanca para coger el vuelo de Air Maroc de las 23 horas camino de Monrovia. Tras 4 horas de vuelo en un avión comercial con un calor impresionante, llegamos a Monrovia a las 2.25 a.m. dónde nos estaban esperando el Director Médico del Esther & Jereline (E&J) Medical Center y alma máter de la misión local, el Dr. George, y las máximas autoridades de dicho centro; el aeropuerto de Monrovia es pequeño, destartalado y carente de las más mínimas de seguridad y control del equipaje, con un único puesto aduanero que funciona con gran relajo. En esta misión no hemos tenido ningún problema con la facturación del equipaje (10 bolsas con 30 Kg cada una de material, incluyendo un generador de bisturí eléctrico) gracias al apoyo que tuvimos en el aeropuerto de Málaga del piloto de Air Europa Nacho Ballesteros, amigo personal del Dr. Javier Moreno y que se ha volcado para que todo saliera en nuestro punto de origen a pedir de boca. Para Verónica, Sara y Elena era la primera misión con Cirujanos en Acción y con este perfil de colaboración; los demás ya habíamos participado en campañas previas.

El camino de Monrovia a Ganta City lleva casi 4 horas y media a través de una carretera comarcal rudimentaria, y lo hemos recorrido en 3 camionetas rancheras que el Dr. George alquila para nosotros durante toda la estancia en Liberia. Nuestro alojamiento en Ganta City es una pequeña pensión llamada Jackie’s Guest House en la que hemos podido elegir entre habitación individual o compartida; es lo mejor que hay en la ciudad y disponemos de agua caliente, aire acondicionado y una comida tipo “tex-mex” más que aceptable que se nos sirve en desayuno y cena “in situ” y se lleva al E&J Medical Center para la hora del almuerzo. No hay absolutamente nada que ver en Ganta City ni tampoco posibilidad de realizar excursiones a sitios de interés turístico, por lo que nuestras jornadas han sido intensas y muy repetidas. Todas las mañanas quedábamos a las 7.30 a.m. para desayunar y media hora más tarde nos recogían para ir al Centro Médico. A nuestra llegada, teníamos en la entrada principal del E&J-MC un grupo de pacientes (niños y adultos) que habían sido ya citados por los facultativos locales para ser valorados por nuestra parte. Cada día, uno de los cirujanos del equipo y el cirujano pediátrico disponíamos de una pequeña habitación a modo de consulta en la que veíamos a los pacientes, los explorábamos y seleccionábamos para la cirugía. No se ha solicitado por nuestra parte ni un solo preoperatorio y los pacientes se han operado (niños y adultos) tras la valoración clínica. El E&J-MC es algo parecido a lo que en España podría ser un pequeño ambulatorio en el que existen dos quirófanos con condiciones de esterilidad muy básicas y se nos ha habilitado una pequeña habitación de pacientes para utilizarlo como tercer quirófano; hemos llevado también un bisturí eléctrico portátil para poder operar en este tercer quirófano. No tienen prácticamente nada de material pues en un centro médico en el que sólo se realizan cesáreas, aunque están empezando a hacer algunas cirugías de urgencias como apendicitis aguda. Aunque en los quirófanos hay respiradores, no pueden ser utilizados porque no existe oxígeno; así, en caso de precisarse anestesia general con apoyo respiratorio para algún paciente, este debe ser ventilado a mano por el anestesista. Nosotros hemos llevados 3 sets completos de material quirúrgico para operar hernias y uno de cirugía pediátrica que hemos donado al E&J-MC una vez terminada la misión; igualmente, hemos utilizado en su totalidad los más de 300 Kg de material quirúrgico que hemos llevado pues apenas tienen guantes, gasas, compresas, antisépticos, batas estériles, campos estériles ni apósitos (de hecho, desde nuestra llegada ellos han hecho uso de nuestro material para sus necesidades quirúrgicas). Igualmente hemos llevado y donado más de 200 cajas de omeprazol, paracetamol y analgésicos para que lo usen en Ganta City.

Durante la misión se han operado un total de 175 pacientes (63 niños y 112 adultos) en los que se han realizado 249 procesos quirúrgicos; así, en 74 pacientes (casi un 40%) se han realizado 2 o 3 procedimientos quirúrgicos. Nos ha llamado la atención la gran cantidad de pacientes con hernia inguinal que asociaban hernias umbilicales de al menos 1.5-2 cm, más aún cuando en su mayoría eran pacientes jóvenes, delgados y con aparente buena musculatura. Hemos utilizado 80 mallas mosquito donadas por Hernia International y unas 100 mallas de poro grande y bajo peso molecular que habían sido donadas por BBraun; aun así, han sobrado mallas. Los pacientes quedaban ingresados durante una noche (el hospital tiene algunas habitaciones comunes de 3-4 pacientes y luego una gran sala común para hombres y otra para mujeres, dónde podían ubicarse al menos 20 pacientes en cada una de ellas) y siempre eran revisados por nuestra parte a primera hora de cada día para poder darles el alta y objetivar que no había ningún problema. Un paciente operado de una hernia epigástrica precisó ser reintervenido por un hematoma importante en el primer día postoperatorio y 4 pacientes han presentado hematomas escrotales postoperatorios menores que no han precisado actuación alguna. Por petición expresa del Dr. George hemos realizado dos cirugías de bocio multinodular gigante de dos mujeres jóvenes que tenían síntomas compresivos muy evidentes y qué de otro modo, según se nos transmitió, no se hubiesen podido intervenir nunca.

Las autoridades médicas y administrativas del E&J Medical Center se han volcado con nosotros desde el principio. Hemos recibido todo tipo de apoyo y han intentado que estemos lo más cómodos posibles. Tanto el día de nuestra llegada como el día en que nos íbamos fuimos recibidos con cánticos locales y oraciones por parte de la gente local, y en señal de agradecimiento nos han obsequiado con ropa con motivos tribales que guardaremos con el mayor cariño. Nos han insistido para que volvamos lo antes posible porque tienen mucha necesidad, y con toda seguridad lo haremos puesto que ha sido una misión inolvidable.

Dr. César Ramírez